El sentido de nuestra vida…

Durante casi toda mi vida ni me he planteado esta pregunta. Crecemos con las obligaciones que te imponen y que asumes como las normales de todo el mundo y las que necesitas alcanzar para ser una persona «como Dios manda». El sentido de nuestra vida ha sido conseguir tu formación, tu trabajo, después tu familia y tu buena posición social.

Te ves envuelta en una rueda de lo que se considera felicidad que ni siquiera tú has elegido. Consumismo, apariencia, tener, tener, tener… cuánto más tienes, mejor.

Y está bien tener objetivos… son los que te motivan cada mañana a levantarte y luchar por ellos. Eso está bien.

Si eres madre, ya ni te cuento, todo gira entorno al bienestar de tus hijos, que crezcan sanos, y felices, y que tengan oportunidades de formarse y ser lo que ellos quieran ser.

Y si tú has tenido alguna carencia en tu vida, por favor, por favor, que a mis hijos no les pase. Que sean personas emocionalmente sanas y sin cicatrices en el alma.

Y va pasando el tiempo, y te vas haciendo mayor, vas cumpliendo tus metas… y ahora, ¿qué?

Ahora empiezas a preguntarte muchas cosas, porque lo que hace años te parecía indispensable para vivir, ya no te lo parece. ¿De verdad volvería a hacer todo lo que he hecho en mi vida? ¿Qué cambiaría?

Ahora, con los años, con otra sabiduría, otra experiencia, y otras necesidades, me siento perdida. Sí, perdida. De pronto, mi jaula de oro se desmorona. Muchas de las cosas que creía importantes en mi vida ya no me lo parecen. No quiero tenerle apego a lo material. Me sobran más de la mitad de mis pertenencias.

Mirando hacia mi interior…

El sentido de nuestra vida…

Me doy cuenta que toda mi vida ha girado en torno a la estabilidad económica. Necesaria, por supuesto. Pero ¿hasta qué punto ha condicionado mi vida?… Comienzo a hacerme preguntas que cuestan responder… y además, ¿para qué? Para formar mi propio criterio. Para ser consciente de mi vida. De lo que ha sido y de lo mucho que me queda todavía por vivir.

Siempre imaginé que cuando llegas a la madurez tienes paz interior… como esas mujeres que salen en las películas que aconsejan desde la sabiduría… Ahora entiendo que para llegar a ese punto de serenidad hay que pasar por este, por cuestionarte todo, o casi todo, y llegar a tus propias conclusiones.

No es un camino fácil. Nadie te habla de ello. Nadie te enseña ni te prepara. Eres tú, con tus propias inquietudes la que llegas… a donde quieras llegar.

#PorqueAhoraEsMiMomento

perdidos… encontrados… buscando…

Nos vemos en la próxima publicación,

El alma de Ruth.

Y recuerda, ahora te toca a ti,

Y si quieres más,

https://psicologiaymente.com/psicologia/madurez-emocional

4 thoughts on “El sentido de nuestra vida…

  1. Hola wapa!

    Exacto, cuando llegamos a la madurez si queremos ganar en bienestar y por ende ser más felices, tendremos que cuestionarnos muchas cosas. Sobre cuestionarnos hablaba ayer en mi blog.

    Un placer leerte.

    Un abrazo gigante!

    1. Pues sí, Mayte. Nos ha costado llegar hasta aquí, por los motivos que sean, pero hemos llegado!, y debemos sentirnos muuuy satisfechas por este gran paso para nuestro crecimiento interior. Una vez que aprendes esta lección, ya no hay vuelta atrás, ya no volvemos a ser las mismas. Me siento mejor persona que nunca! 😀 😀
      Y me encanta compartir contigo a través de http://www.imagenesqueescribo.com todo nuestro sentir, es absolutamente terapéutico.
      Gracias por tu reflexión.
      Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *