Ponte guapa!!

Y no, no me refiero a que te pintes «como una puerta». Ponerse guapa es mucho más que pintarse y arreglarse en un momento dado. Ponte guapa!!

Ponerse guapa no significa aparentar lo que no eres. Siempre me he negado a maquillarme tanto que termino no siendo yo. Es una falsa idea de lo guapa que puedes llegar a ser. No es real.

Existen maquillajes para convertir a un actor en un personaje de ciencia ficción. ¿Cómo no va a ser posible que tras un largo rato en manos de un experiementado maquillador seas capaz de verte como si de hace unos años se tratara?… Pero, ¿de verdad te conformas o te auto engañas con esas horas que dura el maquillaje? Yo, no.

Yo quiero sentirme bonita sin tener que enmascarar mi cara.

Para mí, ponerse guapa es mucho más que pintarme. Porque eso desaparece cuando termina el día.

Ponerse guapa es cuidarse desde dentro hacia afuera, y es cuidar la piel mucho antes del maquillaje. De tal modo que ponerte un poco de color es solo resaltar el buen estado de tu piel.

Sin tener que parecer otra y sin querer aparentar lo que no eres.

Porque la realidad es que los años van pasando. Las ojeras y las patas de gallo van aparenciendo. ¿Y quién ha dicho que esto es feo?

Defendamos nuestro derecho a hacernos mayores y seguir sintiéndonos atractivas. Con nuestra madurez.

Siempre defenderé que es mejor una arruga sana y natural que un maquillaje artificial.

Y siempre apostaré por cuidar la piel y pintar lo justo para dar un poco de color con naturalidad. Es mucho mejor una piel sana.

Ponte guapa!!

Hoy en día hay muchos tratamientos para elegir el que mejor se adapte a tus gustos y a tu tipo de piel.

En mi tocador no faltan unos productos imprescindibles para el cuidado de mi piel y sentirme bonita sin que mi bolsillo se resienta…

  • Ampollas de ácido hialurónico… imprescindible conforme vas cumpliendo años. Normalmente cada ampolla te dura, como mínimo, para dos veces. Recuerda que los tratamientos faciales se prolongan hasta el escote. Los primeros días como tratamiento de choque sé más generosa con la cantidad y más tarde, ya de mantenimiento, dosifica la cantidad.
  • una buena crema que, además de ser protector solar, da un poco de color y además es una crema de tratamiento. Así, con una sola crema, no necesito más para salir de casa.
  • una buena crema hidratante con colágeno que no se dispare de precio. Porque cuidarse no siempre tiene por qué ser caro.

#PorqueAhoraEsMiMomento

ojos muy maquillados
Una cara sana y natural te aporta mucha seguridad en ti misma.

Nos vemos en la próxima publicación,

El alma de Ruth.

Y recuerda, no tienes que aparentar ser otra para sentirte bien.

Una cara limpia y natural es más bonita que «tres kilos» de maquillaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *