¿Perdonar una traición?

Mi primera reacción es un NO rotundo, NI MUERTA. Ni perdono ni olvido y, aunque no haré nada para vengarme, seguramente porque no sé ni qué hacer ni cómo… Sí deseo que la vida te haga pagar tanto daño cómo me has hecho. Y hablo tanto de una infidelidad de pareja como de la traición de una «amiga». Una deslealtad que jamás hubiera imaginado. Maldigo el momento en que te di la oportunidad. ¿Perdonar una traición?

Todo eso es lo que de entrada siento, y tengo razón para sentirlo. Pero noto que estos sentimientos me hacen más daño a mí que a ellos. Así que, por mí, me concedo el privilegio de perdonar para poder dejar atrás.

Te perdono y me libero de este sentimiento tan dañino. Sigue tu vida que yo seguiré la mía. Dejando el pasado atrás.

Es muy, muy difícil perdonar de corazón. Muy difícil. Pero hay que hacerlo. Te perdono porque seguramente tú serás más infeliz que yo con tu manera de ser disfrazada de disfrutar la vida. Porque en el fondo no eres feliz.

¿Perdonar una traición?

Superar una traición es otra manera de pasar un duelo. Algo doloroso. Y como todo duelo, tiene sus fases. Es un camino que recorrer, pero hay que andarlo:

Cuando me libero de esa carga siento que avanzo mental y emocionalmente. Me empodero y me visto con mi grandeza y mi escudo de fuerza.

Soy demasiado grande para dejar que una mala experiencia sea un lastre para mí. Soy demasiado grande para permitir la presencia de algo negativo.

Así que no te perdono porque tú te lo merezcas, te perdono porque yo me lo merezco.

#PorqueAhoraEsMiMomento

escultura romana empoderada
Perdonarte me engrandece y me empodera.

Nos vemos en la próxima publicación,

El alma de Ruth.

Y recuerda, el poder está en ti,

2 thoughts on “¿Perdonar una traición?

  1. Siempre, siempre, siempre hemos de buscar ese poder dentro de nosotros, para luchar y seguir en el camino. Muy buena reflexión Ruth, tendríamos que valorarla con mucho más empeño y tesón con el que lo hacemos. Hazte grande!!!!

  2. Excelente comentario, Natalia. Así es, muchas veces vivimos tan deprisa que no miramos hacia adentro. Cuándo sí miramos hacia adentro descubrimos emociones y crecemos.
    Muchas gracias por tu participación.
    <3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *