¡Piernas arriba!

Hoy quiero dedicar esta publicación al cuidado de las piernas, a petición de una chica que por su trabajo pasa muchas horas de pie y necesita ideas para cuidarlas porque llega a su casa con las piernas «molidas». Lo primero ¡Piernas arriba!

Son varias las cosas que podemos hacer para mejorar el bienestar de estas extremidades que son las que más soportan:

  • duchas de agua fría: siempre que puedas, que lo último que hagas al ducharte sea dejar caer agua fría sobre tus piernas. Empieza desde los pies, y poco a poco vas subiendo hacia arriba, cada día hasta dónde te permita aguantar el agua fría. Hasta las ingles. El chorro del agua hacia abajo.
  • las piernas no se cruzan. Nunca. Ya sé que es una postura muy sexy, chicas, pero hay que buscar otra alternativa.
  • masajear hacia arriba. Cada vez que te pongas crema, aplica desde los tobillos a las rodillas, y de las rodillas a la cadera.
  • piernas en alto. Para ver la televisión, para leer, o para estar relajada, siempre que puedas, pon las piernas encima de un puf, un taburete, o lo que tengas a mano. Cuánto más cerca estén los pies del corazón, menos esfuerzo tienen que hacer las piernas en el retorno de la sangre al corazón.
chica cruzando piernas
chica con las piernas sobre la barandilla
ducha de piernas

¡Piernas arriba!

Y además de esto, os recomiendo varios productos que ayudan desde dentro, y desde fuera.

  • FisioVen bioGel: a base de rusco, castaño de indias, centella y vid roja. Especial para activar la circulación mediante masaje.

Recuerda que el masaje siempre de abajo a arriba, de los tobillos a las rodillas, y de las rodillas a las ingles.

Indispensable para las personas que trabajan muchas horas de pie y sufren de ese cansancio de piernas que solo saben las personas que lo padecen. Cuando vuelves a casa después de una dura jornada de trabajo, bien te mereces dedicarte unos minutos a masajear tus piernas y aliviarlas de la sobre carga del día.

  • FisioVen en cápsulas: también a base de rusco, centella, vid roja y hamamelis para la microcirculación. Todo esto para ayudar a la circulación desde dentro.

Tambien recomendado para personas que trabajan muchas horas sentadas porque, aunque no lo parezca, también se sufre de mala circulación cuando estás mucho tiempo sentada.

  • Otra crema que no puede faltar en casa. Se llama Fisiocrem y en textura gel, es fresca y de fácil aplicación y absorción dejando un sensación de frescor muy agradable.

Es una solución de masaje rápida y eficaz para la preparación de los músculos y ligamentos para evitar lesiones cuando hacemos un exceso de ejercicio o, como es mi caso, cuando he vuelto al gimnasio después de un largo tiempo de inactividad deportiva.

En otra ocasión súper recomendable es a la vuelta de una ruta de senderismo. Después de pasar un día perfecto disfrutando de naturaleza es la ocasión para masajearte las piernas después de la ducha y poner las piernas en alto. Yo suelo acostarme «del revés» en la cama por unos minutos apoyando los pies en la pared por encima de la cabecera de la cama. Verás como en un rato ya notas como el hinchazón de las piernas disminuye.

Siempre recurro a ellas para aliviar los excesos cotidianos.

Y es que cuidarnos debe ser, además de necesario, un placer.

#PorqueAhoraEsMiMomento

conjunto de piernas de bailarinas

Nos vemos en la próxima publicación,

El alma de Ruth.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *