Deja de exigirte tanto…

Seguimos con las claves para querernos más a nosotras mismas: Deja de exigirte tanto…

Es verdad que cuando estamos tristes es muy difícil ser positivo y muy fácil por parte de los demás lo que hay que hacer: «tienes que quererte más» ¡qué fácil decirlo! ¿y eso cómo se hace?… no es un interruptor de la luz que tú decides cuando encender.

Lo sé, sé que esto no funciona así, por eso hoy vamos a centrarnos en este ejercicio:

  • Céntrate en lo que has logrado

Quererse a una misma está vinculado a saber darse la oportunidad de sacar la mejor versión de ti, claro que sí, descubriendo el potencial que tenemos y, desde la aceptación de cómo somos, con honestidad, sin creernos más que nadie ni tampoco menos, valorar nuestros logros.

Escríbelo.

  • en dónde estás,
  • en cómo has llegado hasta aquí,
  • lo que has superado,
  • lo fuerte que la vida te ha hecho ser,
  • en tu esencia,
  • lo que te mereces,
  • (por favor, añade tú tanto como estés pensando)

Querer mejorar en la vida no significa no apreciar lo que tenemos ahora -puestos a ser exigentes, piensa en cómo podría ser peor!

Así que no infravalores cómo eres.

Deja de exigirte tanto…

Tras esta lista, que espero sea muy larga, valorando tus logros, tu esfuerzo y tu superación, levanta la barbilla y empodérate.

VALORA y sigue hacia adelante.

Eres capaz de todo lo que te propongas, cree en ti, y no te pierdas cosas valiosas de tu vida actual y de tu personalidad.

#PorqueAhoraEsMiMomento

chica subiendo a una montaña
Deja de exigirte tanto y empieza a valorar donde has llegado… Queda camino por recorrer, pero mira cuánto has recorrido!!!

Nos vemos en la próxima publicación,

El alma de Ruth.

Y recuerda, todo es cuestión del cristal con el que se miren las cosas. Educar la mente es posible para no perder la perspectiva. Se puede ser realista y positivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *