Kroyer… el Sorolla danés

En uno de mis viajes a Dinamarca tuve la suerte de que mi anfitrión, conocedor de mi pasión por el Arte, me sorprendió con una visita a un museo en una pequeña aldea pesquera, Skagen. Kroyer… el Sorolla danés.

Mis ojos ya están abiertos como platos 😀

Encantada empiezo la visita convencida de que encontraré una pequeña exposición de pintores locales, lo cual me agrada mucho porque seguro que a través de las pinturas conoceré mejor la cultura local.

Efectivamente, es en parte pintura costumbrista que te envuelve y parece como si dieras un salto en el tiempo.

Me faltan palabras para describir lo que siento. A la sensación de plenitud que me cautiva cuando entro en un museo, le añado la sorpresa de lo inesperado.

No podía ni imaginar que al norte de la península de Jutlandia se encuentra esta pequeña localidad conocida por la célebre escuela pictórica que se desarrolló en ella a finales del siglo XIX.

Conforme voy avanzando, me llama la atención cuánto me recuerdan algunas pinturas a nuestro Sorolla, ¡qué bárbaro!. No puedo menos que interesarme por el pintor, por su vida y su obras.

Et voilà! Kroyer… el Sorolla danés.

P.S. Kroyer (1851-1909)

Inspirado en la aparición de la fotografía desarrolló un estilo en el que la naturaleza y el color eran los auténticos protagonistas.

Entre 1877 y 1881 viajó por toda Europa, incluida España, donde pudo recibir clases, conocer a fondo la obra de los padres del impresionismo y aprendió de los grandes. Velazquez entre ellos.

Gracias a la venta de sus cuadros pudo continuar viajando toda su vida, pero en verano volvía a Skagen donde se inspiraba sobre temas de la vida cotidiana local y escenas en la playa y de pescadores.

Tarde de verano en la playa de Skagen pintado por Kroyer (1893)
«Tarde de verano en la playa de Skagen» (1893) cuadro realizado a partir de una fotografía de su mujer acompañada en el paseo por otra grande de la pintura.
Con este cuadro, Kroyer participó en la Exposición Nacional de Bellas Artes en París, en 1895, donde coincidió con Sorolla.
Tarde de verano en la playa de Skagen (1899) pintado por Kroyer
«Tarde de verano en la playa de Skagen» (1899)

Joaquín Sorolla (1863-1923)

Conociendo la vida de Sorolla veo las coincidencias que tuvo a lo largo de su vida con Kroyer.

La aparición de la fotografía también fue un gran referente para él, ya que trabajó de ayudante en el estudio de fotografía del que luego sería su suegro.

Ambos quedaron fascinados por la grandeza de Velázquez y se rodearon de los autores de la nueva corriente que arrancaba con fuerza en París, el Impresionismo.

A través de los viajes que Sorolla también pudo realizar tuvo oportunidad de descubrir a los pintores escandinavos y finlandeses que destacaban en París hacia el año 1889.

Sorolla quedó impactado por la manera de pintar de los nórdicos y reforzó sus propias características artísticas que incorporó en su repertorio.

Creo que no hay duda de que Kroyer fue una fuerte influencia para Sorolla que supo utilizar el blanco en sus obras como nadie. Confiriendo a sus obras una luz inigualable que lo ha hecho destacar mundialmente.

Paseo por la playa (1909) pintado por Sorolla
«Paseo por la playa» (1909)

El retorno de la pesca (1894) pintado por Sorolla
«El retorno de la pesca» (1894)
Cuadro con el que Sorolla participó en la Exposición Nacional de Bellas Artes en París en 1895, donde coincidió con Kroyer.

Y hasta aquí mi pequeña aportación de Arte de hoy, espero que la hayas disfrutado tanto como yo y te animo a que sigas buscando obras de estos dos grandes artistas y te diviertas encontrando tanto las similitudes como las diferencias. <3

Porque el Arte alimenta el Alma.

#PorqueAhoraEsMiMomento

Nos vemos en la próxima publicación,

El alma de Ruth.

Y recuerda de qué manera tan extraordinaria surgió el Impresionismo:

Y si quieres más:

https://www.todocuadros.es/pintores-famosos/sorolla/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *