Podrías vivir sin decir NO??

Podrías vivir sin decir NO?? Supongo que has dicho, NO. Y no, no se trata de decir SÍ siempre, ni de acceder a todo aunque no sea de nuestro agrado. Sí se puede… descúbrelo!!!

Se trata de un ejercicio que me enseñaron hace muchos años, en un taller de cómo educar en el Sí en forma de juego, pero un ejercicio al fin y al cabo, de cambio de mentalidad. De cambiar la forma de expresarnos a positivo.

Un No es rotundo, hablamos siempre de situaciones cotidianas dentro de la normalidad, por supuesto hay excepciones extremas que no entran en estos supuestos que aquí barajamos. Por supuesto que hay ocasiones que el NO rotundo es la única opción posible.

Pero en esas otras situaciones cotidianas, lo que solemos vivir, un NO rotundo puede ser incluso descortés, en muchas culturas así es considerado, falta de cortesía pudiendo rozar la mala educación.

En España no lo consideramos de mala educación, ni mucho menos, somos directos comunicándonos y a menudo de pocas palabras.

A muchas personas nos ha costado aprender a decir NO sin sentirnos mal, a no acceder a lo que no queremos por pensar en los demás antes que en nosotras mismas.

Y lo hemos aprendido, vaya que sí, con mayúsculas, NO, y lo soltamos sin titubear y, efectivamente, nos acercamos demasiado a la descortesía en muchas ocasiones.

Por eso realizo este ejercicio que ahora os propongo, cambiar la palabra NO por otra manera de rechazar la propuesta o por una proposición alternativa. Que, casi seguro, tendrá que ser una frase, lo cuál ya es en sí un ejercicio de comunicación. Y a la vez de buscar las palabras adecuadas para no acceder a esa propuesta que nos desagrada o saber proponer otra posible opción.

Podrías vivir sin decir NO??

Los ejemplo que propongo son básicos, pero nos dan una idea de en lo que consiste el juego/ejercicio:

  • ¿Te apetece un refresco? …
    • uhm, prefiero un zumo
  • Tenemos que ir a comprar…
    • ahora es complicado para mí, puede ser más tarde?
  • Mamá, ¿puedo jugar a la video consola?
    • qué te parece si primero hacemos … (lo que quiera que sea) y después disfrutas de tu partida?

Es una manera de aumentar nuestra buena comunicación con nuestro entorno, muchas veces hablamos casi sin pensar, lo soltamos tal y como lo sentimos. Con esta propuesta, nos esforzamos en tomar conciencia de lo que decimos.

A mí me funciona y me encanta rescatarlo del baúl de cosas aprendidas!!

#PorqueAhoraEsMiMomento

mano abierta dejando abrirse paso a la arena de la playa

Nos vemos en la próxima publicación,

El alma de Ruth.

Y recuerda, si incluyes esto en tu hábito diario, terminará formando parte de ti

Y si quieres más:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *