Asertividad, una forma de Ser

A menudo se considera la Asertividad como una simple conducta. Una herramienta para utilizar en un momento dado. Algo que te ayuda a gestionar una situación. Pero no es así. Asertividad, una forma de ser.

Este es el objetivo, llegar a interiorizar tanto todo lo que significa ser Asertivo que ya no necesitemos utilizar la Asertividad en determinado momento. La idea es Ser Asertivo. Sentirte Asertivo. No hay ni que pensarlo, sale solo, fluye. Forma parte de nosotros.

Mientras no lo sintamos así, es que todavía no hemos alcanzado el objetivo. Asimilar la filosofía de la Asertividad como parte nuestra.

Hasta que no alcancemos esta meta, difícil meta, seguirá siendo un «algo» que de vez en cuando hacemos bien, pero que también de vez en cuando no seremos capaces de controlar y volveremos a estallar, o a encerrarnos en nosotros mismos.

Necesitamos saber que para alcanzar esta meta, necesitamos disciplina y necesitamos respetar la realidad.

La Asertividad es una herramienta que te ayuda a Ser tú misma, a no tener miedo ni vergüenza de tus propias convicciones, ni siquiera aunque sean Tus Películas, tienes derecho a tenerlas, a aceptar que a veces tus pensamientos te juegan malas pasadas. Tienes derecho a expresarlas y corregir si es necesario. A defender tus pensamientos con entusiasmo, sin menospreciar ni mostrarte agresivo hacia quienes no las comparten.

Asertividad, una forma de Ser.

Basada en la Autoestima, la Asertividad se apoya en el respeto a las propias ideas sin pretender imponerlas a los demás.

Ser Asertiva aumenta la confianza en ti misma y la soltura con la que puedes hacer frente a cualquier situación.

Así mismo te ayuda a reconocer tus errores. Sí, a veces me equivoco, saco conclusiones precipitadas, no comunico lo suficiente y no doy oportunidades.

También soy así. De la misma manera en que tengo humildad para reconocerlo. Lo asumo y soy consecuente con lo que ello conlleva.

Aún así, me quiero, mucho, y sé que estoy en el camino. Y sé que todas mis cualidades son mucho mayores que mis limitaciones de comunicación en algunos momentos.

Soy fabulosa porque sé reconocer mis errores. Y estoy en el camino de seguir creciendo.

Porque lo importante no es equivocarte, lo importante es levantarte y seguir, aprendiendo. Solo fracasa el que deja de intentarlo.

#PorqueAhoraEsMiMomento

unas zapatillas asomando por una ventanilla

Y recuerda, todos somos aprendices

Y si quieres más:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *