Hablando de amor… día 18

Merezco sentirme amada con la misma calidad de amor que yo amo. Hablando de amor… día 18.

No podemos elegir a quién queremos o de quién nos enamoramos. Enamorarnos es algo que nos ocurre y, en principio, es un sentimiento maravilloso que nos produce un sensación de felicidad inigualable, tan difícil de que ocurra que hay que alegrarse por haber encontrado a alguien que te haga sentir así.

Pero, independientemente de esa felicidad inicial, y aunque no depende de nosotros si somos correspondidos o no, sí depende de nosotros decidir a quién queremos tener cerca y ofrecerle nuestra manera de querer, y también a quién es mejor mantener alejado de nuestra vida, ya sea por nuestro bien, por el de la otra persona o por el de ambos.

Soy fuerte, soy tenaz y lucho por lo que quiero. Soy generosa y complaciente. Me hace feliz hacer feliz a mi pareja, me hace feliz verle feliz. Haré lo que esté en mi mano para contribuir a ese bienestar. Aun a riesgo de dejarme de lado un poquito, porque soy complaciente. Evito las disputas, estoy convencida de que las cosas se pueden hablar y, llegado el caso, negociar, pero discusiones acaloradas no tienen sentido, y dañan la relación.

Soy abierta y comprensiva, empatizo y puedo entender lo que le ocurre, le apoyaré si son temas de fuera de casa y reflexiono mi parte de responsabilidad si son temas de convivencia.

Soy leal y fiel. Mi sentido de la integridad me hace ser transparente y sincera. Por supuesto con tacto para no dañar.

Tengo en cuenta sus necesidades y soy positiva y constructiva.

Hablando de amor… día 18

Soy buena compañera, le dejo su espacio y no soy ni insistente, ni celosa, ni controladora. Confío y soy respetuosa.

Uno de mis mayores placeres sexuales es arrancanrle gemidos de placer a mi pareja, me parece música celestial y de lo más excitante. Ser yo quien le provoca gozar de esa manera. Soy espontánea, juguetona, creativa.

A nivel laboral le apoyo y animo a que crezca dentro de sus posibilidades.

A nivel personal, le animo para que también siga creciendo, comparto mis aficciones con él si son de su agrado, comparto las suyas si son del mío, y si no, cada uno tenemos nuestro espacio, de aficciones y de amigos, también en común, pero también animo a que tenga vida propia sin mí, y yo también, vida propia sin él.

Estar enamorada saca lo mejor de mí.

Le estimulo, nos estimulamos, a hacer deporte, para sentirnos mejor con nosotros mismos y físicamente.

Evito caer en la rutina, como si de mí misma se tratara, me gusta la variedad de actividades, lúdicas, ociosas, culturales, enriquecedoras, tener vida social y adaptar nuestros viajes a nuestra capacidad económica.

Así de bonito entiendo el amor. Compañeros de vida.

#PorqueAhoraEsMiMomento

pareja de ciclistas descansando en un banco

Nos vemos en la próxima publicación,

El alma de Ruth.

Y recuerda:

Y si quieres más:

https://coachingtobe.es/amor-querer-a-tu-pareja-de-una-forma-sana/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *