Pon ORDEN en tu casa.

Lo primero de todo: pon ORDEN en tu casa. Uff, a mí, que soy ambiciosa de querer llevarlo todo «pa’lante»… me sucede muchas veces que me siento desbordada por no saber dar prioridad en algunas ocasiones. Todo me parece importante.

Una vez alguien me hizo ver que, yo, para ir de A a B, paso por G, H, R y X.

  • Un ejemplo muy gráfico y muy real… quiero ordenar la zona de estar de mi casa, donde pasamos la mayor parte del tiempo. Empiezo por poner las cosas que hay por medio en su sitio, y una de esas cosas me hace ir a la cocina.
  • Cuando llego a la cocina, veo que también necesito fregar la taza del desayuno, y me pongo a ello, voy fregando y veo que el trapo de limpiar la encimera está para lavar.
  • Y voy al lavadero para ponerlo con la cesta de trapos de limpieza para lavar, porque tengo distintas cestas para separar los distintos tipos de ropa, todo muy bien organizado. Pero al llegar al lavadero, veo que se me olvidó recoger la ropa limpia y seca que estaba tendida.
  • Comienzo a recoger la ropa y voy poniendo en montones, distintos para cada uno de los departamentos… y empiezo a repatir ropa. Eso me hace ir al vestidor y, seguro, veo algo por hacer también…
  • Así voy llevando toda la casa al mismo tiempo, todo por medio, todo a medio recoger, a medio ordenar.

Si tengo el tiempo y la energía suficiente para seguir así, bien, porque conforme voy dando vueltas según dónde me vaya llevando lo que haya que hacer en cada habitación, voy adaptándome a cada momento…

Pon ORDEN en tu casa.

En cuanto menos lo espero, al final de, seguramente toda la mañana, veo:

  • en el vestidor había una prenda para poner a lavar, tengo que volver a ir al lavadero y ya dejo en orden los cestos cada uno con su respectiva ropa para lavar, de momento todavía no hay suficiente cantidad para poner otra lavadora.
  • vuelvo a la cocina para terminar de poner en orden lo que había empezado y dejado a medias…
  • llevo a la zona de estar una maceta que está en la cocina pero que ahora quiero que esté en la ventada para que le entre la luz de la mañana
  • termino de doblar la mantita de estar viendo una peli en el sofá

Y, así, voy terminando de dejar «listas» cada una de las habitaciones por las que voy pasando… y dando gracias porque en esta ocasión no he tenido que pasar por el resto de las habitaciones!! jajaja… porque hoy ya no puedo con más.

Es un ejemplo muy básico pero… se puede reflexionar de él?… es una actitud general??

Me hace reflexionar, sí, me hace reflexionar… sigo una línea?, parece obvio que en este ejemplo no sigo una línea. Voy dejándome llevar y decidiendo según venga la vida?, podría ser.

Está esto relacionado con mi manera de vivir la vida?

Son muchas preguntas y reflexiones como para dedicar otra publicación completa y seguir ahondando en mi interior para conocerme más, para saber si existe otra manera de hacer las cosas, que seguro que sí, y para darme cuenta si puedo cambiar algo que me haga sentir más satisfecha. O por el contrario, convencida, decido que es así como quiero seguir haciendo las cosas.

#PorqueAhoraEsMiMomento

un sendero, uno cualquiera, es bonito
un sendero, uno cualquiera, es bonito.

Nos vemos en la próxima publicación,

El alma de Ruth.

Y recuerda, es tu decisión la que importa,

Y si quieres más:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *