Escribir… la auténtica terapia.

¿Te has sentado alguna vez frente a un folio en blanco con el propósito de escribir? No? Pruébalo por veintiún días, verás qué ocurre en ti. Escribir… la auténtica terapia. Cuesta creerlo!… Yo también pasé por lo que tú estás pensando ahora.

Y volvemos a hablar de los 21 días necesarios para crear un hábito… y más que un hábito, para que «el poder» de esa práctica actúe en nosotras.

El primer día fue… y qué escribo?, tengo yo realmente algo que decir?, decir puede que sí, pero no sé ni cómo. Yo no sé escribir. Escribo sin orden. Y además, a quién le va a interesar?, por Dios, qué vergüenza si alguien lee esto. Y así escribí el folio entero, con este tipo de comentarios, pero lo escribí, completo. 😀

Le pones la fecha, y a la carpeta de pliegos manuscritos.

Escribir… la auténtica terapia.

Al día siguiente vuelves a coger otro folio. Ya no quieres volver a escribir sobre lo mal que escribes ni nada de eso del día anterior. Ya lo escribiste todo. E incluso así, quieres volver a escribir ese folio, completo, desafiante.

Y decidí empezar por qué día es, qué hora, qué he hecho, porqué elijo esa hora para escribir y cómo me siento en ese momento que estoy sentada escribiendo. No tengo problema en extenderme tanto como quiera. Sé que tengo que escribir un folio completo. Así pues, casi que me esfuerzo en desplegar todo lo que se me pasa por la cabeza.

Qué bueno es esto!!… no dejar nada por «rascar», no dejar nada sin prestar atención. Escribir… la auténtica terapia. No me lo puedo creer!.

Y sigue sin tener importancia ni el orden ni nada más que ese momento, mi momento. Solo existo yo y solo importo yo. Esto no es que sea así, claro que no, pero este momento es mí momento. Es para mí.

Cuando me doy cuenta, he escrito todo el folio y me faltan muchas cosas por escribir!!!

Mañana volveré a empezar de la misma manera, porque noto que me he saltado cosas, que he ido de un tema a otro sin reprimir ningún pensamiento y mi cabeza ha ido tan rápido que ahora advierto que en alguno de esos puntos me hubiera gustado extenderme más.

Y siento que es maravilloso!!!

Le pones la fecha y también lo guardas en la carpeta de folios manuscritos.

Deseando que llegue mañana para seguir!!

#PorqueAhoraEsMiMomento

escribiendo con pluma

Nos vemos en la siguiente publicación,

El alma de Ruth.

Y recuerda, todo ejercicio de mirar hacia dentro te hace crecer:

Y si quieres más:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *