En voz alta… día 15

En voz alta… día 15. Vamos a pasar al siguiente nivel. A partir de ahora, este ejercicio, además de pensarlo, lo vamos a decir en voz alta.

Si quieres lo lees después de escribirlo o lo vas diciendo en voz alta al mismo tiempo que lo escribes. Yo prefiero esta opción, porque voy empoderándome con cada una de las palabras que me digo.

Es como si las dijera en mayúsculas, con rotundidad.

Soy organizada, y estoy aprovechando estos días que nos están tocando vivir para hacer cosas que normalmente no puedo hacer por esta locura de día a día que solemos llevar. Soy positiva, intento ver el lado bueno de las cosas, como el de este periodo de estar en casa. Sé planificarme, me encanta llevar una agenda y marcarme unos objetivos diarios, que intento que sean reales. Soy sistemática, y esto me encanta porque me ayuda a ser ordenada. Y además me ayuda a poner medios para sobre llevar mi falta de memoria algunas veces, porque también me acepto.

En voz alta… y créetelo!!

Soy reflexiva, no suelo tomar decisiones a la ligera, medito y contrasto los pros y los contras antes de tomar una decisión. Pero también soy expontánea, y a veces las cosas no hay que pensarlas tanto, me dejo llevar por mi intuición y por mi impulso. Y cierro puertas porque ya ese ciclo se cerró. Y no pasa nada. No me quedo anclada en el pasado, porque tengo capacidad de adaptación. Porque vivo el presente y miro hacia el futuro, pero no al pasado, solo para saber de dónde vengo y para valorar a dónde he llegado. Me lo he ganado a pulso.

Soy resolutiva, busco soluciones a los problemas y no suelo darme por vencida. Aprendo de mis errores y tengo humildad para reconocer mi parte de responsabilidad en los hechos. E intento mejorar.

En voz alta… día 15

Hoy me he centrado en estas cualidades. Las que han fluido, no sé por qué han sido estas en las que he pensado y no otras… ni siquiera sé si tiene importancia o no. En principio no le doy más vueltas, las he disfrutado. He profundizado en ellas, porque soy racional y a veces necesito tener una razón para creer, para creerme las cosas. Así, «argumentando» el por qué soy así, no solo llega a mi autoestima, llega a mi cerebro. Estoy convencida de ello. Así, sí. Y me empodera.

#PorqueAhoraEsMiMomento

onda expansiva de una gota de agua
porque este es el efecto que tus palabran hacen en ti

Nos vemos en la próxima publicación,

El alma de Ruth.

Y recuerda, tú tienes esa gota de agua que actúa sobre tu mente!!!

Y si quieres más:

https://www.vix.com/es/imj/salud/3942/el-poder-del-pensamiento-que-te-dices-a-ti-mismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *