Mi mensaje interno

Mi mensaje interno… Supongo que, como nos pasa a muchas, nuestra cabecita no deja de pensar, pensando y pensando, en lo que pasó, en lo que está pasando y en lo que va a pasar. Dándo vueltas a varios temas, que si dije, que si no dije, que si sí, que si no. Analizando. Intentando dar respuestas a temas que solo el tiempo dirá cómo van a ser las cosas. Cómo mejorar, qué hacer, cómo crecer… en definitiva, no damos descanso a nuestro cerebro.

Me pasa solo a mí o a veces notas que empiezas a repetir ciertos pensamientos como un mantra?… realmente me sale solo, no lo programo, pero cuando me doy cuenta estoy repitiendo y repitiendo… y lo peor es que a veces no son mensajes positivos.

Mi mensaje interno.

Por eso me he propuesto trabajar mi mensaje interno, si tengo que repetir algún pensamiento como un mantra, voy a intentar que sea un mensaje constructivo.

Supongo que al principio tendré que estar un poco más pendiente de cómo es ese pensamiento, pero estoy segura que poco a poco el mal hábito de pensar en negativo y exigente irá desapareciendo.

Escribir con la intención de compartir me ayuda mucho, porque intento que mi comunicación sea edificante. Tener la mente ocupada en algo constructivo es la mejor terapia. Ojalá te ayuden mis reflexiones para mirar hacia dentro de ti y puedas también darte cuenta de en cuantas cosas podemos mejorar. Cuantas rutinas están viciadas en el lado que nos va minando sin darnos ni cuenta.

A veces también me hablo como si yo fuera mi mejor amiga… en qué tono me dirigiría a mi mejor amiga? con ella cuido mis palabras, cuido el tono, y desde el cariño, debatimos cualquier tema. Exactamente así es como tenemos que dirigirnos a nosostras mismas.

Me encantaría que me comentaras tu experiencia y como mejoras tus pensamientos. Esa retroalimentación es muy provechosa. Y sentir que no somos las únicas que nos «comemos» tanto la cabeza, parece una tontería, pero tranquiliza.

#PorqueAhoraEsMiMomento

chica con una rosa

Nos vemos en la próxima publicación,

El alma de Ruth.

Recuerda, mírate con bondad:

Y si quieres más:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *