Asertividad… ser uno mismo.

Asertividad… ser uno mismo. ¿Parece fácil? a mí me parece dificilísimo.

Si ya es complicado que nosotros nos aceptemos y nos queramos tal y como somos, mucho más es mostrarnos a los demás cómo realmente somos.

¿Quién no tiene una imagen de el ideal de persona que a todos nos gustaría ser?

Yo sí lo tengo y, me cuesta aceptar que no soy así… empezando por la Asertividad, no soy tan asertiva como me gustaría.

Asertividad… ser uno mismo.

Pero como soy una luchadora y deseo mejorar, aquí estoy, aprendiendo, queriendo crecer. Y esto implica aceptarme tal y como soy, y a partir de ese punto, progresar en mi evolución interior. En el más amplio sentido de la palabra.

Porque a veces me quiero tan poco que antepongo a los demás a mí, como si ellos fueran más válidos que yo… entonces empatizo y me voy a su terreno, y eso estaría bien si tuviera un equilibrio entre ellos y yo. Pero en mi caso, la empatía me anula. Y si en muchos casos la empatía hay que trabajarla para no avayasar al otro y tenerlo en cuenta, en mi caso la Asertividad me tiene que ayudar para no olvidarme de mí.

Porque aguanto y aguanto hasta que ya no puedo más.

La Asertividad que busco es la Asertividad como medio o recurso para un encuentro más respetuoso y más honesta conmigo misma. Y así pueda ser más próxima y real con los demás.

No pretendo que esa Asertividad sea autoafirmarme le pese a quien le pese… eso solo alimenta el ego.

Deseo respetarme y tenerme en cuenta en todos los momentos, no olvidarme de mí.

Y empiezo por aceptar que, de momento, no soy tan asertiva como me gustaría, que mis pensamientos son válidos, no debo tener miedo a exteriorizarlos, soy inteligente, aguda, audaz, sutil, y que puedo perfectamente expresarme… y además tengo la suficiente capacidad para rectificar en caso de que me equivoque, o sienta que me he pasado, o me he quedado corta, que no debo tener miedo a ser expontánea, porque soy prudente y seguro que no me excedo en demasía.

Solo tengo que confiar en mí, y en no frenar mis ganas de exteriorizar…

Estoy en el camino, lo sé…

chica caminando con su mochila

Nos vemos en la próxima entrada,

El alma de Ruth.

Recuerda: piensa en ti

Y Si quieres más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *