Te quiero más que a nada en este mundo…

Te quiero más que a nada en este mundo… que no se te olvide.

Todas las noches antes de dormir, acompañaba a mi hijo en este proceso de terminar el día. Era todo un ritual: baño, cena, lavar dientes, ir a la cama y estar un rato juntos, leer y despedirnos hasta mañana. Lo último que le decía después de las buenas noches era… «Y que no se te vaya a olvidar… que te quiero más que a nada en este mundo».

Ahora ya es un chico mayor, seguro de sí mismo, con la autoestima en su sitio, confiado, con la cabecita bien amueblada, con objetivos en la vida, centrado y sabiendo lo que quiere y hacia dónde va.

Mi relación con él es fantástica y no puedo menos que sentirme orgullosa por la buena labor que he realizado como madre… Me vanaglorio de mi parte de responsabilidad en la tarea de educar a un hijo.

Todavía se lo sigo diciendo, aunque ya no lo llevo a dormir, claro… jajajaja

Te quiero más que a nada en este mundo… que no se te olvide.

La diferencia es que ahora también me lo digo yo!!

Y que no se me vaya a olvidar… que me quiero más que a nada en este mundo… y a mi hijo, claro está.

A partir de ahí, es muy fácil darme cuenta que lo que es bueno para mi hijo, es bueno para mí, que lo que le diría a él para que se quiera, me lo puedo decir a mí, que nuestras conversaciones constructivas para entender mejor la esencia de la vida también son buenas para mí.

Ayudarle a conocerse y a aceptarse también es un mensaje válido para mí, que la atención que le he dedicado porque él lo ha necesitado para sentirse seguro y amado, también debo dedicármelo a mí…

Qué fácil es verlo hacia un ser querido y qué poco acostumbradas estamos a hacerlo con nosotras mismas.

Nunca es tarde para darse cuenta que por amor a nuestros hijos y seres queridos, quizá nos hemos dejado un poco abandonadas… pues ahora es nuestro momento!! Ahora que somos conscientes de esto, vamos a mimarnos!, porque ahora es nuestro momento.

chica mirando al horizonte

nos vemos en la próxima entrada,

El alma de Ruth.

Recuerda que además de querer, también debemos querernos:

Y si quieres más:

https://www.larazon.es/blogs/sociedad-y-medio-ambiente/coaching-y-emociones/por-que-nos-queremos-tan-poco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *