Soledad. ¿Por qué nos cuesta tanto estar solas?

Soledad. Parece una palabra maldita.

En una sociedad dónde nos graban a fuego desde bien pequeñas que la felicidad está junto a alguien. Y nos obsesionamos por estar con alguien como modelo de ser felices.

Buscamos… y buscamos… y a veces aceptamos estar con alguien sin ni siquiera estar seguros de que queremos estar con esa persona… solo porque no sabemos estar solos.

¿qué conlleva estar sola? conlleva enfrentarte a tus miedos.

¿Me han dejado porque no valgo lo suficiente? ¿No encuentro pareja porque soy rara? ¿Ya soy mayor para encontrar a alguien que me quiera? Ya tengo unos años, ya se nota en mi belleza, ya no soy un bellezón, o sí, pero ya no como antes, y mi mensaje hacia mí misma es negativo. Tampoco tengo una vida apasionadísima… y ahí empieza una espiral donde voy cayendo sin saber parar… No valgo lo suficiente…

Basta!!!

Y empieza ese proceso de tocar fondo… te pones en lo peor… he tenido que enfrentarme a mis miedos, me doy cuenta que siempre he buscado mucha actividad en mi vida para no pensar, buscando «cosas guay» para tener una vida de novela… pero mis fantasmas siguen ahí.

Vamos a suponer que todo lo dicho anteriormente es verdad… quizá quien me ha dejado es porque no valgo lo suficiente para él, quizá no encuentro pareja porque es difícil encontrar a alguien con quien conectar, ya tengo unos años, eso es cierto, el amor no tiene edad, y sigue siendo una suerte encontrar el amor, no se busca, se encuentra, por eso es tan valioso.

Sigo siendo bonita, una mujer madura, pero de ver buen. Tengo que aceptarme como una mujer madura y no quere competir con las más jóvenes que yo. Ya pasé por esa etapa y ahora me toca vivir esta.

Soy como soy, intento mejorar, pero la realidad es que este es mi nivel económico, este es mi nivel cultural, y este es mi nivel social.

Y tengo la vida que tengo… esta es la realidad, mi trabajo, mi casa, mis aficciones, mi entorno… esta es mi vida.

Soledad… no es una palabra maldita.

A partir de este análisis con lápiz y papel… ACEPTACIÓN es la palabra que sustituye a todo ese universo que nos grabaron en la piel.

Es posible que me quede sola, voy a seguir haciéndome mayor, seguramente mi entorno siga como es…

A partir de ahí, empiezo a trabajar que, voy a ser feliz sin pareja, me tengo a mí, tengo a mi familia y tengo a mis amigos, si aparece el amor, bien, pero si no aparece, mi vida será plena, con mi entorno al que intentaré incorporar tantas variantes y alicientes como pueda, sin estres, y disfrutando de mi crecimiento personal para alcanzar mi mejor versión. Para mí, para nadie más que para mí.

#PorqueAhoraEsMiMomento

mujer en blanco y negro

Nos vemos en la próxima entrada,

El alma de Ruth.

Y recuerda, tú eres lo más importante:

Si quieres saber más:

https://lamenteesmaravillosa.com/entendiendo-la-soledad/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *