con Asertividad… buenos días, mundo!!

Buenos días con asertividad!!, así de animada me dispongo a hacer mis deberes diarios.

Porque a veces soy ordenada y metódica que cuando tengo que añadir algo a mi rutina, le doy vueltas hasta que veo la manera de incorporarlo a esa estructura mental que me crea seguridad.

Sí, puede ser que necesito tenerlo todo controlado, pero no porque tenga que ser como yo diga, en caso de convivir con alguien más, se trata de tener conocimiento, de saber, de que mi cabecita sepa lo que va a pasar en todo momento… y cómo.

Ahí está mi necesidad de normalizar lo nuevo.

Y con la nueva incorporación de los ejercicios de Asertividad, sin mayor complicación, e igual que hacemos con enumerar nuestras cualidades, voy, poco a poco, a tener más conocimiento de cómo alcanzar la mejor asertividad posible.

De entrada, solo por estar aquí, con este propósito, ya me siento extraordinaria, ese afán de superación da un valor añadido, tener humildad para reconocer que podemos, y debemos, mejorar, es una cualidad que tenemos pocas personas.

La mayoría piensa que está bien como está, o que son así y a quien no le guste pues es su problema. Así que te doy la enohrabuena si tu pensamiento es de crecer y mejorar.

Buenos días con asertividad!! Porque nosotras lo valemos!!

La Asertividad tiene que ver con el deseo de tener un buen funcionamiento en las relaciones interpersonales, y siendo conocedora de mi parte de responsabilidad en dicho proceso.

Y para ello hay que encontrar el equilibrio entre tener en cuenta mis necesidades con la consideración hacia el otro. Y es inconcebible sin empatía que implica escuchar.

En mi caso tengo que controlar este punto porque suelo empatizar tanto y dar prioridad a las necesidades del otro porque así de generosa soy, que termino dejando en segundo lugar lo que yo necesito…

Y cuando doy prioridad a lo que yo necesito, me falta la habilidad para hacerlo convenientemente. Y paso de una asertividad pasiva, a una asertividad agresiva. No es lo deseable en ninguno de los dos casos.

Objetivo: una Asertividad equilibrada, que me haga sentir bien, conmigo y con los demás.

Ya ves, sale otro tema a mejorar, Cómo decir las cosas… esto es así, todas estas habilidades que conforman la Inteligencia Emocional están interrelacionadas.

No hay una fórmula matemática para ser asertivo, ojalá fuera tan fácil!! sino una serie de estrategias que pueden variar según la persona y sus circunstancias. Encontraremos cada una las nuestras.

flores creciendo en las juntas del suelo

Nos vemos en la próxima entrada,

El alma de Ruth.

Y recuerda, el poder está en ti:

Y si quieres más…

https://psicopedia.org/1990/10-tips-para-ser-asertivo-sin-dejar-de-ser-uno-mismo/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *