¡Quiero más!… 9º día.

¡Quiero más!… yo creo que nací diciendo ¡Quiero más!, siempre quiero más! 😀

Eterna incorformista, siempre voy buscando algo nuevo, algo distinto, algo mejor, o por lo menos asegurarme que no hay nada mejor, o nada que me guste más, pero anhelo saber las alternativas para estar convencida que lo que ya he encontrado es mi mejor elección. Esto me gusta porque me enriquece, y descubro que soy creativa!, siempre inventando, planeando, construyendo un proyecto nuevo, creciendo, superándome. Mi afán por aprender no tiene límites. Perfeccionista, detallista, profesional, intensa, ambiciosa, exigente…

Esto no siginifca que no aprecie lo que tengo, ¡claro que lo valoro!, soy una privilegiada de la vida, luchadora, perseverante, enérgica, trabajadora, ahorradora, con las ideas claras, con los pies en la tierra, y la suerte me ha favorecido hasta llegar a donde estoy. Sin pisar a nadie, con honradez, lealtad, tesón, pasión.

Y, aunque siempre quiero más, también valoro los detalles pequeños de la vida, soy sencilla, natural, campechana, inocente, ingenua, humilde, afable, espontánea…

Ambas soy:

La imparable y la sosegada, la profunda y la superficial, la apasionada y la indiferente… y así, haciendo un ejercicio de mirar hacia adentro afloran mis muchas cualidades, a veces opuestas, a veces semejantes, a veces contradictorias, a veces complementarias, a veces incompatibles, a veces necesarias, a veces consecuentes.

Y como ves, incluso en este sencillo ejercicio busco el cómo hacerlo diferente cada día… hacerlo diferente significa que lo estoy haciendo con conocimiento, con consciencia, no como una simple autómata haciendo un inventario de mis cualidades. La disciplina no está reñida con la imaginación. Eso forma parte de mi pasión ejecutando cualquier labor. Llevarla a mi terreno. Hacerla mía… Así también soy.

Y ahora sí, termino de cumplimentar atributos que no se han ido «colando» en los detalles anteriores, importante para mí destacar mi sentido del humor, la capacidad de reírme de mí misma, mi humor blanco, tolerante, respetuoso, bueno, a veces un poco negro, pero en la intimidad, con mucha complicidad y sin ánimo de menospreciar a nadie, solo buscando un momento de reírnos irreverentemente, sabedora de que es solo un chiste, nada que ver con mis creencias y valores.

chica reflexionando

Nos vemos en la próxima entrada.

El alma de Ruth.

Y recuerda, el secreto es la constancia:

y siquieres seguir:

http://muymuyfeliz.com/articles/como-aceptarte-a-ti-mismo-tal-cual-eres-7-tecnicas-que-me-funcionaron-a-mi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *