¿sabes qué pasa cuando te sientes bien?

¿sabes qué pasa cuando te sientes bien?… cuando me siento bien creo que ya he conseguido ese estado, como algo que ya tienes y ya no hay de qué preocuparse… ya lo tengo… nadie me lo puede quitar.

y puede que sea así, ya lo tienes, pero hay que trabajarlo cada día… te podría decir que hay que cuidarlo como una planta a la que hay que regar todos los días, pero no sé tanto de plantas como para saber si esta afirmación es buena para las plantas… me centro en mis necesidades para imaginarme qué necesito a diario y que no puedo prescindir de ello, mi vaso de leche avena con muesli, eso es lo primero que hago cada mañana y prescindir de ello no me gustaría nada, podría, claro que sí, pero no me gustaría, es mi manera placentera de empezar las mañanas… pues exactamente como esa manera de empezar bien el día debemos ser nosotras para nosotras mismas… como esa necesidad que tenemos cada mañana y que hace que empecemos bien el día.

ya tenemos ese estado de serenidad, ya nadie nos lo puede quitar… o puede que sí… puede que incluso nosotras mismas seamos quienes nos lo quitamos, que nuestro pensamiento derrotista nos vaya «comiendo terreno» sin darnos cuenta… de ahí que haya que trabajarlo a diario, hay que darle prioridad, deja tu cama sin hacer antes de ir al trabajo, pero no te dejes a ti misma «sin hacer».

Y si llega el día en que no sabes qué escribir sobre ti en este ejercicio de decirte tantas y tantas cosas buenas como hay en ti, lee lo que escribiste el primer día, ese día que al comenzar a pensar hacia adentro apenas te salían cualidades de ti misma… todo eran «peros»… lee y continúa con lo que comenzaste, te van a venir a tu mente un montón de cualidades tuyas que te hacen súper especial… vamos!!! :

soy una persona estupenda, soy buena, noble, mi niña interior sigue ahí, inocente, dulce, cariñosa, sincera, espontánea, generosa, sin maldad, y sigue ahí con mis años, mi esencia, justa, solidaria, comprometida, ecológica, sencilla, con capacidad de sacrificio, con capacidad de entrega, me refiero a tener capacidad de renunciar a un beneficio personal y egoista para un bien común…

un brillo nace de ti
un brillo nace de ti

Nos vemos en la próxima entrada.

El alma de Ruth.

Y recuerda, podemos:

Y si quieres saber más:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *