Primer mandamiento para estar bien.

El Primer mandamiento para estar bien es cuidarme. Por dentro y por fuera.

Tenemos que asegurarnos que estamos buen físicamente, que no tenemos ninguna dolencia que haga que nuestro malestar físico tire hacia abajo de nuestra mente.

Una vez que estamos seguros que estamos bien físicamente, que dormimos y descansamos lo suficiente, que comemos bien, hacemos algo de ejercicio, tenemos una vida más o menos ordenada, tenemos algo de vida social, nos reunimos con amigos, hablamos, tenemos una higiene adecuada y todo lo que físicamente necesitemos para estar bien.

Todo esto ayudará a estar bien también emocionalmente.

¡Vamos a cuidarnos!

Después de chequear que de salud estamos bien, vamos a por lo demás! … busquemos los detalles que nos ayudan a sentirnos bien, los trucos de belleza, nuestros ejercicios espirituales, nuestro crecimiento interior, todo vale, todo suma.

¿Cuánto tiempo hace que no te das un baño espumoso? ¿Cuánto tiempo hace que no pones música relajante? ¿Cuánto tiempo hace que no te tomas un vinito solo porque sí? despacio, saboreándolo. ¿Cuánto tiempo hace que no iluminas tu casa o tu salón con velas? y ¿Cuánto tiempo hace que no enciendes una barrita de incienso o una vela olorosa o perfumas tu casa de una manera especial?

A mí particularmente me gusta sobre todo la casa a la luz de las velas y que huela bien, a veces incluso perfumo mi almohada, o la mantita con la que me acurruco en el sofá, son dos de mis sentidos más pronunciados. Unidos con la música, puedo llegar a emocionarme.

Parecen detalles sin importancia, pero una vez que relacionas esos detalles con sentirte bien, relajada, con desacelerar del estrés diario, que relaciones que estás haciendo algo para ti, no para los demás, no por trabajo, no para la casa, para ti, estás pensando en ti. Una vez que llegas a unir mentalmente habrás construido ese «interruptor» que hará que empieces a sentirte mejor solo por pensar en que cuando llegues a casa lo vas a hacer.

Así de poderosa es nuestra mente.

mesa a la luz de las velas
una luz acogedora crea ambiente relajado

Nos vemos en la próxima entrada.

El alma de Ruth.

y recuerda, tenemos que pensar en nosotras:

síguenos también en Facebook:

https://www.facebook.com/El-alma-de-Ruth-280734115944943/
Si te gusta nuestra página, síguenos y comparte.

Para seguir creciendo con conocimiento sobre cómo cuidarnos:

https://www.bekiapsicologia.com/articulos/consejos-parender-cuidar-mas-ti-mismo/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *