21 días para crear hábito…

Dicen que se necesitan 21 días de constancia para incorporar un nuevo gesto a tu vida cotidiana. Pues vamos a ir incrementanto poco a poco, veintiún a veintiún día hábitos nuevos a nuestro enriquecimiento personal.

Porque sí voy noto que cada día disfruto más cuidándome, por fuera y por dentro y, aunque he tenido días de encontrarme decaída y desganada, he superado la pereza y he realizado mis rutinas de Autoestima y limpieza facial para ir a dormir con las cremitas puestas.

Pues iremos ampliando nuestras prácticas mirando nuestro mayor bienestar.

¿Cúantos buenos hábitos se te ocurren?

  • Cuidado facial: tus cremas por la mañana y por la noche.
  • Ejercicios de Autoestima: escribe en folio todo lo bueno que hay en ti.
  • Mírate en el espejo y recréate observando cada detalle, acomódate familiarizándote contigo, acéptate. Y di en voz alta cuánto te quieres.
  • Haz ejercicio físico a diario: el que puedas y el que quieras. Aunque solo sea andar, sola o acompañada, con tus pensamientos, con música o radio, o conversando si vas con alguien, cómo tú quieras, pero haz ejercicio: andar, nadar, bicicleta, gimnasio, lo que sea. (el que no pares de hacer cosas durante todo el día no cuenta como ejercicio) (ni limpiar ni ir a la compra tampoco cuenta).
  • Lee. sé que cuesta sacar tiempo, y a veces hasta ganas, pero ponte metas pequeñas… una hoja, leer una sola hoja al día es fácil, aunque sea justo antes de dormir, cuándo puedas… una hoja. Verás qué cambio.

De momento vamos a por estos 6 objetivos de enriquecimiento personal.

Hay más, pero vamos poco a poco para no desbordarnos.

Por cuál quieres empezar?

Recuerda, 21 días con uno, solo con uno… hazlo fácil.

Nos vemos en la próxima entrada.

El alma de Ruth.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *